COVID-19 es reconocida como enfermedad laboral directa